Cerrar

6 Programas y Metodologías Para el Crecimiento Empresarial

grafico
Spaceboat

Spaceboat

Publicado el martes, 06 de septiembre de 2022 a las 16:39

Sin importar el tipo de empresa o a qué se dedique, todas tienen un enemigo en común que hay que evitar a toda costa: el estancamiento.

Muchas personas dirán que el estancamiento o la falta de crecimiento de una empresa es inevitable en determinado momento, que puede ser simplemente una fase como cualquier otra o que forma parte del ciclo de la empresa.

Si bien todos estos motivos pueden ser verdad, el estancamiento también puede ser el primer síntoma de una empresa que está empezando a decrecer y, por tanto, que tiene los días contados. 

Sea como sea, debemos hacer lo posible por intentar evitarlo. Afortunadamente, existen varios métodos que podemos llevar a cabo para que nuestra empresa siga creciendo constantemente.

Dependiendo de la situación de cada empresa, algunos pueden ser más sencillos o atractivos que otros, por eso a continuación encontrarás distintas opciones para que puedas tener en cuenta y analizar cuál se adapta mejor a tu empresa.

6 Métodos Distintos Para Que Tu Empresa Siga Creciendo

1.Actualización de las herramientas

No podemos pretender que una empresa crezca si no estamos al día con la tecnología vigente. El crecimiento empresarial, la transformación digital y las nuevas tecnologías van de la mano, ya que son estas las que en gran parte nos ayudan a poder llevar a cabo nuestros objetivos.

Necesitamos una empresa que funcione de manera eficaz, ágil y sea productiva. Los softwares digitales nos ayudan a que nuestro trabajo sea más sencillo y requiera menos tiempo y dedicación. Existen distintos tipos de herramientas que pueden ayudarnos con nuestras gestiones.

Por ejemplo los ERP, o planificadores de los recursos de la empresa, nos ayudan de forma global con la gestión global de todos los recursos de manera conjunta y conectada.

También están los CRM o gestores de relaciones con los clientes que nos ayudan tanto  con la organización y gestión de clientes, como de la información en sí. Particularmente útiles si planeamos una estrategia de marketing. Si estás interesado, te dejamos una lista de los mejores software CRM para ayudarte a elegir.

Son solo dos ejemplos, pero existen miles de herramientas más que puedes encontrar con una simple búsqueda. Dependiendo de tu empresa y sus necesidades, puedes buscar el tipo de software que te pueda ser más útil.

2.Formación de los empleados

Este punto está muy ligado a lo mencionado en el punto anterior. Los trabajadores son la base de una empresa, son quienes llevan a cabo todas las tareas y quienes hacen que la rueda gire.

Es fundamental, por tanto, que, así como pasa con las herramientas, también ellos estén actualizados y al día con las últimas novedades y tecnologías. 

Por un lado, porque serán quienes van a utilizar los nuevos softwares que implementemos. Deben conocer a la perfección el uso y potencial de la herramienta que van a utilizar, de lo contrario será contraproducente.

Por otro lado, deben estar formados en general sobre nuevas tecnologías. Saber usar su herramienta correspondiente evidentemente es suficiente, pero se puede ir un poco más allá.

Un trabajador formado y actualizado es un recurso muy valioso, ya que puede ayudarnos a encontrar mejoras o modernizar procesos que se nos pueden escapar y así conseguir que la empresa crezca.

Es, por tanto, importante para ellos, pero también lo es para la empresa: todos se pueden ver beneficiados de la formación y actualización de conocimientos 

3. Marketing y presencia en el mercado

Un mercado poco dinámico, con una competencia estática o con poca competencia puede hacer que una empresa se estanque y no progrese y crezca como debiera.

Este es un riesgo bastante común, pero la ambición debe ser mayor y empujarnos a estar en constante crecimiento.

Si la competencia está estancada, debemos esforzarnos para destacar y aumentar la presencia en el mercado y la clientela. Sin importar que ya seamos los mejor posicionados. 

Siempre hay nuevos clientes que aún no han descubierto nuestros productos y a los que aún no hemos llegado. No podemos dejar que la falta de competencia nos arrastre a una espiral de estancamiento.

La creación de una estrategia de marketing acorde a nuestra situación puede ser una opción muy útil. Puede ser online, offline, inbound, de pago o del tipo que prefiramos, lo importante es que detrás haya un estudio del mercado, la audiencia y los productos que nos ayude a crear el mejor plan posible.

Nunca debemos dejar de posicionarnos en el mercado e intentar ampliarlo, hay que estar en constante movimiento y en busca de maneras para mejorar la situación actual, solo así nuestra empresa crecerá realmente.

4.Diferenciación

Hay algo que hace que nuestra empresa sea única o que, por lo menos, sea lo suficientemente especial como para que los clientes se decanten por ella frente a la competencia.

Si tras leer esto estás aún pensando cuál es el elemento que hace que tu empresa sea diferente, es que aún hay mucho camino por recorrer.

Tiene que haber uno o varios elementos que hagan que tu empresa destaque y se diferencie de las demás y para encontrarlas debemos estudiar tanto nuestra empresa como la competencia.

Encontrar carencias en los demás es una buena manera de decidir qué aspecto potenciar en nuestra empresa. Los comentarios y el feedback de los clientes también puede ser crucial para decidir que mejorar o en qué aspecto centrarnos.

Si no está a la vista, podemos evidenciarlo y hacer hincapié para que los clientes lo sepan y lo tengan en cuenta a la hora de tomar sus decisiones.

Puede ser una atención al cliente excelente, unos precios competitivos o algo más puntual como el envío gratis, lo importante es darle al cliente algo extra que los demás no tienen o algo mejor que lo que los demás ofrecen.

5.Ampliación o especialización del producto

Nuestra empresa probablemente tenga uno o varios productos que comercializa y quizás también fabrica. Son lo que ofrecemos a los clientes y lo que nos posiciona en un determinado mercado.

Estos productos, si hacemos las cosas bien, pueden ser la clave que nos permita hacer que nuestra empresa siga creciendo.

Podemos decidir o bien de ampliar el tipo o modelo de producto, incluyendo artículos relacionados o  también podemos decidir lo contrario, disminuir el número de productos que comercializamos y centrarnos solo en aquellos que mejor acogida han tenido.

Ambos casos tienen sus pros y sus contras. Ampliar el número de productos que ofrecemos puede abrirnos nuevos mercados y, al satisfacer nuevas necesidades, también atraer a más clientes. Sin embargo puede suponer un aumento en los costes de producción que puede afectar a otros productos.

Especializarse en un tipo de producto limita el mercado sustancialmente, pero al producir menos variedad, probablemente nos ayude a abaratar costes y conseguir perfeccionar la técnica y conseguir crear un producto cada vez mejor.

En ambos casos se trata de una apuesta fuerte, por eso cada empresa y caso debe analizar su situación para decidir qué opción puede traer mejores beneficios.

6.Crecimiento inorgánico

Hasta ahora, todos los métodos enumerados fueron orgánicos, es decir, utilizando sus propios recursos y medios para hacer que la empresa crezca.

Existe, sin embargo, también otra manera de conseguir hacer crecer a una empresa y se trata del crecimiento inorgánico. Si bien no es una opción aplicable a todas, ya que requiere de unas condiciones determinadas, es digna de ser mencionada.

El crecimiento inorgánico se da cuando una empresa crece a través de la fusión, asociación, alianza o compra de otros recursos o empresas.

Es, evidentemente, una opción a la que no todas las empresas pueden recurrir, pero en el caso de ser una de las que puede, nos permite crecer de manera rápida y a buen ritmo.

Sin embargo, también tiene riesgos, ya que como toda inversión, puede no dar el resultado esperado. Por eso requiere de una investigación previa que debe ser muy exhaustiva para asegurarnos de que la fusión o asociación será beneficiosa para ambos.

Esta opción puede servirnos a entrar en mercados nuevos distintos a los que originalmente se movía nuestra empresa, a través de la fusión con otra con productos relacionados pero distintos.

O puede ser simplemente la apertura de nuevos locales en localizaciones distintas que sean más compatibles o puedan ser un nicho de mercado más interesante.

El crecimiento inorgánico tiene muchas facetas abordables que nos permitirán crecer aprovechando los recursos y el capital de la empresa.

Conclusión:

Si bien hemos enumerado aquí una lista importante de diversos modos que se pueden utilizar para hacer crecer una empresa, aún hay muchas más que se pueden llevar a cabo.

Lo importante en este sentido es ser creativo y no perder la ambición. El crecimiento y desarrollo de nuestra empresa debe ser siempre uno de los objetivos a seguir y debemos estar constantemente pensando en nuevas maneras de conseguirlo.

Puede ser aplicando lo aprendido con este artículo o utilizando esta información para idear nuevos métodos que se puedan aplicar a tu empresa. Nadie conoce una empresa más que uno mismo y, por tanto, nadie sabrá mejor qué pasos dar para seguir creciendo.

S/V
394 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar